La crisis climática siembra el terreno para incendios más grandes y devastadores

Un nuevo estudio señala los cuatro ingredientes que, en un mundo inmerso en una emergencia ecológica sin precedentes, propician la explosión de grandes fuegos

Conforme la crisis climática avance en España, el país será cada vez más vulnerable a los incendios forestales más intensos, más grandes y más duraderos. Sobre todo en territorios, como el Mediterráneo, donde el aumento de las temperaturas propiciado por el calentamiento global va acompañado de grandes sequías. Un nuevo estudio del Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE-CSIC), publicado este mismo miércoles en la revista ‘Frontiers in Ecology and the Environment’, muestra de qué manera la crisis ecológica del planeta está propiciando megaincendios en todo el planeta.

La investigación apunta a cuatro ingredientes que, una vez se combinan, aumentan exponencialmente el riesgo de incendios en una región: la ignición (el fuego o la capacidad de generar fuego), el combustible (la masa susceptible de ser quemada), las sequía y unas condiciones meteorológicas apropiadas. “Estas condiciones se han dado en diversas ocasiones y es previsible que se amplifiquen en los próximos años a medida que el cambio climático avance”, asegura Juli G. Pausas, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y coautor del recién publicado trabajo.

Según apunta este estudio, la combinación de estos cuatro factores se convierte en la mecha perfecta para que prendan grandes incendios. Aunque, en la práctica, la mera combinación de sequías y altas temperaturas ya hace posible que se necesiten menos igniciones y menos combustible para provocar importantes fuegos. De ahí que el problema de los incendios se convierta en algo estructural e inherente a la crisis climática. El trabajo, asimismo, también recuerda que la crisis climática es responsable de que cada vez lleguen más huracanes tropicales a las costas de la península ibérica. Y esto también es un factor más que favorece la propagación de los grandes incendios.

Soluciones para mitigar el riesgo

Noticias relacionadas

La investigación sugiere acotar el riesgo de incendios eliminando al menos uno de los ingredientes de la ecuación. “Es importante disminuir las igniciones en las zonas donde el viento tiene un papel preponderante en generar grandes incendios. En cambio, en los ecosistemas marcados por las sequías es más relevante generar discontinuidades del combustible, los llamados mosaicos”, comenta Pausas en una nota de prensa remitida por su centro de investigación.

Los investigadores proponen que, cuando la modificación de estos factores no sea posible, se designen unas «zonas de peligro de incendio» donde se reduzca al mínimo la actividad humana igual que se hace ahora con zonas cercanas a volcanes activos o en zonas propensas a inundaciones.

Últimas noticias

Lee también