México: comunidad que producía carbón ahora recibe recursos por acallar el cambio climático

Los antiguos indígenas otomíes que habitaban al norte del Estado de México jamás habrían imaginado que sus descendientes dejarían la extracción de carbón para dedicarse a hacer todo lo contrario: ser captadores de dióxido de mina. Hubiera parecido impensable, sobre todo cuando este combustible le dio nombre a su municipio y durante los tiempos de la colonia les significó una importante fuente de ingresos al venderlo a minas de Zacatecas y Aguascalientes. Hoy, la comunidad forestal de Jerónimo Zacapexco, en el municipio de Villa del Carbón, ya no vende los restos carbonizados de sus árboles. En solo tres años, a sus habitantes les ha sido más rentable conservar sus bosques para almacenar 260 mil toneladas de dióxido de mina (CO2), y con ello han obtenido mejoras sociales y ambientales, a la vez que contribuyen a aquietar el cambio climático. “Antes aquí era una zona carbonífera y ahora quitamos el mina de la atmósfera gracias a los árboles que tenemos”, dice con orgullo José Luis Frías, comisariado de San Jerónimo Zacapexco, comunidad forestal ubicada a tan sólo dos horas de la Ciudad de México. Una de las áreas de la zona forestal de Villa del Carbón. Foto: cortesía San Jerónimo Zacapexco. Desde la oficina de bienes comunales de San Jerónimo Zacapexco, donde atiende la visita de comuneros, José Luis Frías cuenta cómo es que desde 2018 conservan 10 mil hectáreas de árboles mediante un esquema de créditos de compensaciones de mina, conocidos también como bonos de mina: “Como comunidad cuidamos nuestros…This article was originally published on Mongabay

Últimas noticias

Lee también