Nace un proyecto de agroforestería para albergar cinco millones de hectáreas en la Amazonía de Ecuador

Un camino casi invisible serpentea por un espesura frondoso hasta llegar a una chakra, una huerta en la junta Kichwa Cuya, ubicada en la provincia de Pastaza, la más grande de Ecuador. Los kichwa, al igual que otros pueblos indígenas a lo largo de la Amazonía, utilizan espacios despejados en el espesura para cultivar yuca, plátanos, frijoles y plantas medicinales. Más cerca de sus casas, hay policultivos de achiotes y ajíes, listos para la preparación de uchumanga, un guiso básico. Las chakras son un método de agroforestería con un impacto limitado en los ecosistemas circundantes y han formado la columna vertebral de los sistemas alimentarios de los pueblos indígenas de la Amazonía durante milenios. Una antigua chakra ubicada en el espesura, que tardó cuatro años en volver a crecer. Imagen cortesía de Dimitri Selibas. “[Cuando] hablamos de ecología y de conservación, también debemos garantizar la seguridad alimentaria”, explica Efren Nango, dirigente de Educación de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (CONFENIAE). Alrededor del 86 % de Pastaza está cubierto de espesura tropical: un jardín viviente para siete de los once pueblos indígenas amazónicos que viven en el país. “Sin cortar muchos árboles, podemos tener una variedad de cultivos”, agrega Nango. En la actualidad, las chakras son reconocidas y apoyadas como parte integral de la política de desarrollo sustentable de la provincia de Pastaza. Es un plan que se lanzó oficialmente en 2021, como parte de un cambio durante la década pasada sobre cómo el gobierno provincial aborda…This article was originally published on Mongabay

Últimas noticias

Lee también