¿Qué es el «éxtasis líquido», y realmente se usa para humillar a víctimas de delitos?

Este artículo fue publicado en The Conversation. (The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos).

En los últimos meses han aparición numerosas noticias en prensa relativas a la supuesta utilización ilícita del ácido gamma-hidroxibutírico (GHB), también conocido como “éxtasis líquido”. Las informaciones se relacionan con presuntos delitos tales como abusos sexuales o incluso asesinatos. Las noticias destacan la utilidad de atestar (o inyectar) esta sustancia para provocar sumisión química en la víctima, facilitando así la labor del agresor. ¿Pero qué hay de cierto?

Para empezar, hay que aclarar que, a pesar de la denominación de éxtasis líquido, el GHB no tiene nada que ver con la droga conocida como éxtasis. El éxtasis utilizado como droga ilegal desde hace años es un derivado de la anfetamina, la 3,4-metilendioximetanfetamina o MDMA. Se trata de una sustancia que actúa como un potente estimulante del cerebro.

Por el contrario, el GHB es un análogo del principal neurotransmisor inhibitorio que produce nuestro cerebro, el GABA o ácido gamma-aminobutírico. Eso implica que el GHB actúa como un depresor del funcionamiento del cerebro, disminuyendo o bloqueando la mayoría de sus funciones fisiológicas.

Además de su síntesis química para el consumo ilegal, hoy en día sabemos que el GHB lo produce también nuestro propio organismo. Concretamente está presente tanto en el sistema nervioso central como en otros órganos periféricos, como corazón o riñones.

También lea

Decenas de arrestos en operación internacional contra venta de drogas en Internet

Últimas noticias

Lee también