Ecuador: Proteger los bosques contribuye a la recuperación pospandemia y en la lucha contra el cambio climático | Ecología | La Revista

Los gobiernos deben colaborar con los pueblos indígenas del continente para proteger a los bosques de sus territorios.

Si algo hemos aprendido los seres humanos de la actual pandemia es que no podemos ignorar las advertencias de los científicos sobre riesgos inminentes de seguir devastando los bosques y relacionarnos de forma directa con la vida silvestre.

Aun así, con la crisis económica profunda que viven la mayoría de países, entre ellos Ecuador, se avizora que ninguna nación al menos de nuestro continente tendrá, al corto plazo, la capacidad de reorientar fondos reclamados para la recuperación sanitaria, social y económica pospandemia, para invertirlos en esfuerzos exclusivamente climáticos.

Sin embargo, entes como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Fondo para los pueblos indígenas de América Latina y el Caribe (Filac) señalan que se necesita un enorme esfuerzo colectivo en términos de creatividad e innovación para encontrar políticas e inversiones que nos ayuden a recuperarnos de la pandemia y que, al mismo tiempo, contribuyan a mitigar y favorecer la adaptación a la crisis climática.

Por eso, a través del estudio Los pueblos indígenas y tribales y la gobernanza de los bosques, instan a los gobiernos a colaborar con los pueblos indígenas del continente para proteger a los bosques de sus territorios, ya que esto cumple con los requisitos previamente mencionados.

Son pueblos ricos en cultura, conocimientos y bienes naturales, pero también entre los más pobres en cuanto a ingresos y servicios y entre los más afectados por la pandemia en cuanto a su salud y sus economías. Apoyarlos para proteger y manejar sus bosques permitiría recuperar o crear cientos de miles de empleos forestales, agroforestales, turísticos, educativos y culturales, así como evitar la posibilidad de nuevas pandemias, además de otros beneficios sociales, ambientales y culturales”, indica Julio Berdegué subdirector general y representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

También ofrece la posibilidad de movilizar cientos de millones de dólares anuales de fuentes internacionales, pues la evidencia demuestra que cuidar esos bosques es una de las formas más baratas de evitar la emisión de dióxido de carbono, una misión que ha sido asumida por todo el planeta.

La compensación por servicios ambientales ofrece una oportunidad inmejorable para incrementar los beneficios que reciben las comunidades por cuidar sus bosques y proveerlas con los recursos necesarios para hacerlo.

Esta compensación puede tomar varias formas, pero la más común son los pagos por servicios ambientales. Los principales programas de pagos por servicios ambientales que compensan a las comunidades indígenas y tribales por sus servicios ambientales han sido los de Costa Rica, Ecuador, Guatemala, México y Perú.

Estos programas han financiado a cientos de comunidades indígenas para conservar más de cuatro millones de hectáreas de bosques, dándoles un estímulo adicional preferencial para conservar sus bosques. Por lo general, estos planes han logrado resultados ambientales positivos, pero los impactos sociales han sido limitados.

“Han logrado reducir la pobreza de forma modesta y la mayoría de los beneficiarios están satisfechos, pero todavía esto no se traduce en mejoras en los activos familiares”, añade el estudio.

El programa Socio Bosque, en Ecuador, es uno de los programas instaurados, desde 2008, para conseguir esta meta y, además, ha ayudado a reducir la frecuencia de conflictos de tenencia en los territorios indígenas y afroecuatorianos.

Se ha pagado a comunidades con el fin de conservar bosques, páramos y manglares, reducir las emisiones de carbono y los incendios forestales y mejorar las condiciones de vida de la población rural.

Los recursos son utilizados para la contratación de guardabosques comunitarios y la construcción de trochas de demarcación o de cortafuegos de incendios, construcción de caminos, casas comunales y la creación de fondos para crédito, salud, emergencias, educación y apoyo a personas de la tercera edad.

Unas 196 comunidades, con más de 240.000 habitantes de todas las regiones del país, han firmado acuerdos de colaboración, comprometiéndose a cuidar 1’450.000 hectáreas de bosques y otra vegetación.

Los estudios sobre Socio Bosque han arrojado resultados positivos. La tasa anual promedio de deforestación en los distritos donde se implementa el programa se redujo de −1,09%, entre 2000 y 2008, a −0,18%, entre 2008 y 2016. En los distritos donde no opera Socio Bosque, la deforestación se incrementó en el mismo periodo y lo que ha llevado a Ecuador a ser uno de los países con la mayor tasa del continente.

Se estima que entre 2008 y 2014 los contratos comunitarios evitaron la deforestación de 11.227 hectáreas de bosques.

Pese a estos resultados positivos, el programa ha sufrido retrasos en los pagos que han generado quejas en los comuneros. La FAO y Filac concuerdan en que hay la necesidad de ampliar este programa e incluso aumentar el rubro que se paga por hectárea (cerca de $9).

Además, se deben implementar planes para compensar a las comunidades por realizar actividades silvícolas sostenibles y de reforestación productiva.

“A pesar de la eficacia comprobada de estos instrumentos y las amenazas crecientes para los bosques de los territorios, la tendencia regional parece apuntar a reducir el financiamiento para estos programas. Resulta urgente ampliar la compensación por servicios ambientales en estos territorios a un ritmo que se corresponda con la magnitud del problema”, señala el informe.

En el Valle del Cauca, en Colombia, los pueblos indígenas ayudan en la conservación de los bosques. Foto: Ana Reyes.

Uno de los datos alarmantes que muestra la investigación es que en Ecuador las concesiones petroleras abarcan casi la mitad (48%) del área en los territorios indígenas amazónicos, y esto explicaría una buena parte de la degradación forestal en esas áreas. También puede ser una razón para que algunos estudios concluyan que otorgar títulos a los territorios indígenas ha sido menos eficaz a la hora de evitar la deforestación en ese país.

Otra de las iniciativas que se presentaron para lograr un monitoreo real del estado de los bosques en Ecuador es el Índice de Integridad del Paisaje Forestal. Esta herramienta es impulsada por la organización internacional Wildlife Conservation Society (WCS) y sus socios científicos.

La herramienta permite visualizar los cambios que degradan muchos valores de los bosques, de manera que los encargados de formular políticas y tomar decisiones vean dónde se encuentran las áreas forestales que sobreviven en buenas condiciones.

Las personas pueden acceder a la información a través de la página web www.forestlandscapeintegrity.com. El índice permitirá a Ecuador identificar áreas prioritarias para la conservación por su alta integridad ecológica y zonas donde se requieren esfuerzos de restauración. (I)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

Lluvias en Colombia se han recrudecido en los últimos 10 años

La tendencia acuse que la cantidad de lluvia ha venido aumentado. Riesgos y desastres también.

ONU: el cambio climático móvil ya más desplazados que los conflictos

El año caducado hubo 23,7 millones de desplazamientos por desastres como tormentas e inundaciones.

Nieve en Sumapaz: las sorprendentes imágenes de la nevada en Bogotá

El inusual fenómeno sorprendió a los habitantes de la zona agreste de la capital del país.

Parlamento de Ecuador convoca debatir destitución presidente

El presidente de la congregación Nacional (Parlamento) de Ecuador, Virgilio Saquicela, convocó para este sábado por la tarde una sesión para debatir como único punto del día un pedido de destitución del presidente, Guillermo Lasso, quien lo ha facultado de un intento de golpe de Estado en su contra.La convocatoria, confirmada por Efe, fue realizada este viernes a petición de al menos un tercio de los asambleístas bajo la causal de bajo conmoción interna debido a la ola de protestas contra el alto costo de la vida y las políticas económicas del Gobierno de Lasso. RELACIONADAS Resto del mundo Lasso denuncia un intento de golpe de Estado detrás de las protestas en Ecuador La activación del procedimiento de destitución presidencial ya había sido anticipada este viernes por la mañana por un grupo de asambleístas afines al expresidente Rafael Correa y por un sector del movimiento indigenista y plurinacional Pachakutik, brazo político de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), principal promotora de las protestas.La sesión del Legislativo ecuatoriano se desarrollará en la sede de la congregación, a escasa distancia de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y del aledaño parque de El Arbolito, que durante los dos últimos días ha sido escenario de un enfrentamiento casi constante entre manifestantes y fuerzas de seguridad. RELACIONADAS Resto del mundo Rafael Correa propone una recogida de firmas para revocar al actual presidente de Ecuador La ley orgánica de la congregación obliga a que la sesión para debatir la destitución presidencial se convoque en menos de 24 horas desde la presentación de la solicitud, y a ella también está convocado el mismo presidente para exponer sus alegaciones.72 horas para votarLuego del debate, el Parlamento tiene 72 horas para votar la continuidad del apoderado, para lo que requiere una mayoría de dos tercios, equivalente a 92 de los 137 asambleístas.En caso de conseguirlo, el vicepresidente asumiría la Presidencia y el Consejo Nacional Electoral (CNE), en un plazo de siete días tras publicada la resolución, convocaría para una misma fecha a elecciones legislativas y presidenciales anticipadas. RELACIONADAS América Latina Escala la protesta social en Ecuador y se posterga la posibilidad de diálogo En un mensaje a la nación difundido en televisión y redes sociales, Lasso denunció este viernes un intento de golpe de Estado promovido por los líderes de las protestas e hizo "un llamado a la comunidad internacional para advertir este intento de desestabilizar la democracia en el Ecuador".El apoderado acusó al presidente de la Conaie, Leonidas Iza, principal promotor de las movilizaciones, de buscar "el derrocamiento del Gobierno"El gobernante agradeció el apoyo ya anticipado de grupos parlamentarios de la oposición como Izquierda Democrática, el Partido Social Cristiano y una parte de Pachakutik, lo que permitiría ganar la moción y quedarse en el poder.Doce días de protestasLas protestas comenzaron el 13 de junio convocadas principalmente por la Conaie, aunque luego también se adhirieron otras organizaciones de campesinos, así como sindicatos y federaciones de estudiantes. RELACIONADAS América Latina Almagro pide diálogo en Ecuador y advierte "discursos golpistas" contra Lasso RELACIONADAS América Latina Ecuador cumple una semana de protestas con el primer manifestante fallecido Desde el movimiento indígena se exige el cumplimiento de un pliego de diez demandas, entre ellas que se reduzcan y congelen los precios de los combustibles, que se controlen los precios de los productos de primera necesidad, que no se privaticen empresas estatales y que no se amplíe la actividad petrolera y minera en la Amazonía.Hasta el momento la movilización deja un ganga de cinco fallecidos y no menos de 200 heridos entre manifestantes y fuerzas de seguridad, así como más de 100 detenciones, según organizaciones de derechos humanos.

Lee también

BM aprueba UD$100 MM a Panamá para vacunación anticovid

El Banco Mundial (BM) aprobó un préstamo de 100 millones de dólares a Panamá destinados a la compra de 4.25 millones de dosis de vacespina contra la COVID-19, así como para apoyar los programas de prevención de la enfermedad, informó este jueves el multilateral. El préstamo de 100 millones de dólares para el Financiamiento Adicional a la Respuesta de Emergencia COVID-19 de Panamá tiene un vencimiento final de 20 años, incluyendo un período de gracia de 3 años. Estos fondos amplían el Proyecto de Respuesta de Emergencia COVID-19 de Panamá de 20 millones de dólares, aprobado por el BM en junio de 2020 para prevenir, detectar y responder a la amenaza que representa la enfermedad y fortalecer los sistemas de salud pública panameños. El multilateral dijo que del nuevo tramo, 60 millones de dólares se destinarán a la adquisición de vacespinas, espinas 4.25 millones de dosis. La campaña de vacespinación contra la COVID-19 "ha sido exitosa, y Panamá es uno de los países de América Central con mayor porcentaje de población con esquema completo de vacespinación", dijo Michel Kerf, director para América Central y República Dominicana del BM, institución que recalcó que el 66 % de la población de Panamá, de 4.28 millones de habitantes, ha sido inmunizada completamente contra el nuevo coronavirus. "El financiamiento adicional brindará recursos esenciales para expandir el programa de vacespinación y sostener espina respuesta integral para exceptuar vidas y proteger la salud de los panameños", agregó Kerf. Los 40 millones de dólares restantes se destinarán al incremento de las actividades de prevención de la COVID-19 y fortalecer la detección de casos y la prestación de servicios de salud. Las actividades de prevención incluirán campañas de comunicación adicionales para abordar dudas sobre las vacespinas y preocupaciones sobre las vacespinas pediátricas, y llegarán a las poblaciones indígenas y comunidades remotas con mensajes culturalmente sensibles, incluyendo en lenguas originarias, de acuerdo con la información oficial. Con estos recursos también se apoyará un esbozo piloto para el fortalecimiento de la gestión integrada de residuos en lugares seleccionados, al igual que la expansión del programa de telemedicina para brindar acceso alternativo a servicios básicos de salud a pacientes con la COVID-19 y personas que viven con enfermedades crónicas. El BM dijo que desde el inicio de la pandemia global ha entregado más de 157,000 millones de dólares a más de 100 países para combatir el impacto sanitario, económico y social de la COVID-19, "lo que representa la respuesta más rápida y de mayor envergadura en la historia de la entidad ante espina crisis". El multilateral "también está asistiendo a más de 70 países de ingreso bajo y mediano, más de la mitad de los cuales están en África, en la compra y la distribución de vacespinas contra la COVID-19, y está poniendo a disposición 20,000 millones de dólares en financiamiento para este propósito hasta fines de 2022".  

Artículos relacionados