Guardianas de abejas se lanzan a su rescate en México | Ecología | La Revista

‘Apis mellifera’ es una especie de abejas que sufrió una pérdida de 35 % de colmenas en México solo en 2020 por el uso de agroquímicos tóxicos.

AFP

21 de junio, 2021 – 10h22

México (AFP). Susurrándoles palabras cariñosas, Adriana Véliz saca puñados de abejas del interior de una estatua en el centro de México. Su tarea es rescatarlas para protegerlas de la gente y de los agroquímicos. “¡Tranquilas, bebés, tranquilas! ¡Van a estar bien!”, les dice mientras cientos de abejas revolotean amenazantes y se adhieren a su traje blanco de apicultor en el patio de una casa donde yace la efigie.

Bajo el lema “¡Las abejas no se matan, las abejas se rescatan!”, Véliz, una veterinaria de 32 años, fundó en 2018 la organización Abeja Negra SOS, integrada por cinco mujeres que realizan más de 200 rescates al año.

Tras su rescate en la localidad de Naucalpan (Estado de México, centro), las abejas fueron llevadas a un apiario en una lejana montaña de la alcaldía de Xochimilco. Foto: — ALFREDO ESTRELLA

No cobran por esta pesada labor que ayuda a preservar la especie Apis mellifera, amenazada por pesticidas y de la cual -según Greenpeace- hay 1,9 millones de colmenas en México.

“Las abejas son como un modulador ecológico. Básicamente hacen que un ecosistema tenga equilibrio”, añade Véliz sobre el papel vital de estos insectos, por ejemplo, en la reproducción de cosechas agrícolas mediante la polinización.

Tras su rescate en la localidad de Naucalpan (Estado de México, centro), las abejas fueron llevadas a un apiario en una lejana montaña de la alcaldía de Xochimilco, en la capital. No es una tarea fácil.

Recientemente, Véliz y sus compañeras sacaron decenas de colmenas del patio de una fábrica y tuvieron que demoler la pared de una vivienda porque el enjambre estaba entre los muros.

“Es peligroso porque las abejas defienden su colmena. Su reina les ordena con feromonas cuándo deben atacar”, comenta Véliz.

Papel vital’Apis mellifera’ es una especie de abeja que sufrió una pérdida de 35 % de colmenas en México solo en 2020. Foto: — ALFREDO ESTRELLA

Acostada en el pasto, la mujer estira el brazo lo más que puede en el interior de la estatua de cemento, hueca y de metro y medio de altura, donde las abejas establecieron la colmena.

Al mismo tiempo su compañera Luz Millán dirige hacia ellas un aparato que esparce humo para neutralizar las feromonas y les rocía agua porque con las alas mojadas vuelan menos. Son de la especie Apis mellifera, que en México produce unas 55.900 toneladas de miel en promedio, de acuerdo con Greenpeace.

Esta especie sufrió una pérdida de 35 % de colmenas en México solo en 2020 por el “uso de agroquímicos tóxicos en el campo y por el cambio climático que afecta los ciclos de floración”, sostiene Adriana Correa, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La importancia de estas colonias radica en que son un termómetro para que los científicos sepan lo que pasa con las cerca de 2.000 especies de abejas que hay en México. “Si ellas mueren, los humanos no estamos muy lejos de sufrir la misma suerte, son un indicador vital para la humanidad”, asegura Correa.

Las abejas también mueren porque la gente busca sacrificarlas por miedo a ataques cuando encuentran enjambres en sus casas u oficinas, explica Véliz.

Orgullosa guardiana

Millán reivindica como una forma de empoderamiento que Abeja Negra SOS esté integrada únicamente por mujeres. “Siento que no necesitamos de un hombre para poder hacer estos trabajos. No es cierto que las mujeres estamos para hacer cosas delicadas, sino que también podemos hacer cosas más rudas y podemos aportar y ayudar”, afirma.

Aunque la colmena de la estatua se formó hace años y los residentes de la casa vivían en paz con las abejas, hace unas semanas estas comenzaron a picarlos, por lo que decidieron llamar a la asociación.

“De repente empezaron a atacar, sobre todo a mis papás, y entonces eso sí nos empezó a preocupar (…). Queríamos que se fueran vivas y que estuvieran tratadas de la mejor manera”, comenta Montserrat Moreno, profesora de secundaria, de 54 años, luego de la extracción.

En el apiario, donde también se crían estos insectos para investigación genética, Véliz se declara “guardiana de abejas” y muestra orgullosa una docena de colmenas rescatadas. Cada una puede tener hasta 80.000 ejemplares.

“¡Chicas, ya llegaron!, ¡Aquí van estar bien!”, les dice Véliz mientras les espolvorea azúcar y las mezcla con otros enjambres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

Tener cáncer y averiguar atención en hospitales públicos de Venezuela

Los venezolanos que tienen que tratarse versus el cáncer en hospitales públicos chocan con un sistema de lozanía en crisis, sin insumos necesarios para los tratamientos.

Una colombiana acaudillará próxima misión con humanos a la Luna: “Estoy preparada”

La colombiana-estadounidense Diana Trujillo ha sido escogida por la NASA para formar parte del nuevo equipo de directores de planeo de la agencia galáctico y estará a cargo de la supervisión de la próxima misión del hombre a la retrato.

“La investigación veterinaria está en auge y en terapia celular estamos por delante de la bebistrajo”

Almudena Pradera es la directora científica de EquiCord, una joven oficina veterinaria española que acaba de lanzar Dog Stem, el primer bebedizo basado en células madre mesenquimales para tratar la artrosis canina.

La Junta de Andalucía decide mantener cerrado el Zoo de Córdoba para controlar la gripe emperejilar

El centro permanecerá clausurado como medida para alertar la transmisión y propagación del virus hasta que en la vida se produzca un cambio de las condiciones sanitarias actualmente existentes.

Lee también

Andrés L. Mateo dice las guerras impide usufructo de la razón

Durante su alocución, en representación de la República Dominicana durante la 214 Sesión del Consejo ejecutor de la Unesco, el emisario Andrés L. Mateo expresó que más que la verdad durante una guerra lo que se pierde es toda posibilidad del uso de la razón. “Se suele decir que cuando estalla una guerra lo primero que se pierde es la verdad, pero una guerra es la negación de toda posibilidad del uso de la razón”, puntualizó. El diplomático sostuvo: “No nos cansamos de mirar hacia la curiosa dicotomía del siglo XX, cuando ya el siglo XXI se nos torna brumoso e incomprensible. El siglo XX fue un siglo de amarguras extremas, de reordenamiento del mundo, de dos grandes guerras mundiales desplegadas, fundamentalmente, en territorios europeos, y de una concentración polarizada de la riqueza y el saber”.Andrés L. Mateo, se refirió a que a todo el entorno del pensamiento filosófico, antes y después, de la segunda guerra mundial, los pensadores del período le llamaron “La ascensión de los peligros”.  Valoró importancia de la creación de la ONU:Al referirse a la Organización de las Naciones Unidas, sostuvo: “La ONU surgió con la preocupación de que la humanidad no repitiera la experiencia azarosa de otra guerra, y la Uneco es hija de esas aspiraciones de paz y justicia universal". Explicó que el siglo XXI abrió con el COVID-19, una pandemia que diezmó más de cinco millones de seres humanos, y desarticuló todo el tinglado de la organización social en el mundo. Y ha continuado con una ruptura evidente del sistema mundial aceptado al final de la segunda guerra mundial, y parecería que se está creando un nuevo orden. De igual modo, Andrés L. Mateo recordó: “Solamente la Unesco puede proclamar, en un contexto de gran incertidumbre, la necesidad de un nuevo contrato social para la sobrevivencia del género humano". Otro de los desafíos que señaló el diplomático durante su discurso es que, “la Uneco es una gigantesca factoría de ideas, y las interrogantes que hemos hecho son apenas una brizna de la importancia que tiene este espécimen para la humanidad. Y lo hacemos con toda intención, bajo las circunstancias actuales”. 

Artículos relacionados