Plantar bosques en todo el mundo contra el cambio climático es ineficaz, según científicos | Ecología | La Revista

Algunos activistas del clima abogan por campañas de plantación de árboles a gran escala.

En un artículo en Science, dos científicos del clima afirman que la idea de plantar árboles como sustituto de la reducción directa de las emisiones de gases de efecto invernadero podría ser una quimera.

Algunos activistas del clima abogan por campañas de plantación de árboles a gran escala en los bosques de todo el mundo para absorber el dióxido de carbono que atrapa el calor y ayudar a frenar el cambio climático.

“No podemos plantar para salir de la crisis climática”, afirma David Breshears, de la Universidad de Arizona, uno de los principales expertos en la mortalidad de los árboles y la muerte de los bosques en el Oeste de EEUU. Su coautor es Jonathan Overpeck, decano de la Escuela de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Universidad de Michigan y experto en paleoclima e interacciones clima-vegetación.

Según los investigadores, en lugar de malgastar el dinero plantando muchos árboles de una forma que está destinada a fracasar, tiene más sentido centrarse en mantener sanos los bosques existentes para que sigan actuando como “sumideros” de carbono, eliminando el carbono de la atmósfera mediante la fotosíntesis y almacenándolo en los árboles y el suelo. Al mismo tiempo, hay que reducir las emisiones al máximo y lo más rápidamente posible.

Overpeck y Breshears afirman que esperan que el papel de los bosques del mundo –y, en concreto, la urgente necesidad de proteger los bosques existentes y mantenerlos intactos– se debata a fondo cuando los líderes mundiales de la acción climática se reúnan en la conferencia sobre el cambio climático COP26 que se celebrará en Glasgow el próximo mes de noviembre.

“Los responsables políticos deben habilitar nuevos mecanismos científicos, políticos y financieros optimizados para el cambio de perturbación y vegetación que es imparable, y también para garantizar que los árboles y bosques que deseamos plantar o conservar por el carbono que secuestran sobrevivan frente al cambio climático y otras amenazas humanas”, escriben Overpeck y Breshears.

“Si no logramos superar este reto -prosiguen-, se perderán en la atmósfera grandes reservas terrestres de carbono, lo que acelerará el cambio climático y los impactos sobre la vegetación que amenazan muchos más servicios de los ecosistemas de los que dependen los seres humanos”.

Mantener los bosques sanos exigirá un nuevo enfoque de la gestión forestal, que Overpeck y Breshears denominan gestión para el cambio. Como primer paso, los responsables políticos y los gestores del territorio deben reconocer que es inevitable que se produzcan nuevos cambios a gran escala en la vegetación.

El cambio climático se ha visto implicado en los incendios forestales que han batido récords en el oeste de Estados Unidos, Australia y otros lugares, así como en las extensas extinciones de árboles que se deben en gran medida a los extremos climáticos más cálidos y secos. Según Overpeck y Breshears, se espera que estas inquietantes tendencias se aceleren con el calentamiento del clima.

“Incluso en un mundo en el que el cambio climático se detenga pronto, el aumento de la temperatura global alcanzará probablemente entre 1,5 y 2 C por encima de los niveles preindustriales, con todas las olas de calor extremas asociadas que ello conlleva, y por tanto la vegetación global se enfrentará hasta al doble del cambio climático ya experimentado”, escriben.

Al mismo tiempo, la deforestación sigue aumentando en todo el mundo y es especialmente perjudicial en los bosques tropicales, que albergan grandes cantidades de biodiversidad y carbono secuestrado.

Según Overpeck y Breshears, el siguiente paso hacia un nuevo paradigma de gestión para el cambio es gestionar los bosques de forma proactiva para los cambios de vegetación que pueden preverse, en lugar de intentar mantener los bosques tal y como estaban en el siglo XX.

Gestionar para el cambio significa, por ejemplo, un aclareo más agresivo de los bosques para reducir la acumulación de combustibles que avivan los incendios forestales masivos. También significa sustituir selectivamente algunos árboles -después de un incendio forestal, por ejemplo- que ya no están en zonas climáticas óptimas por nuevas especies que prosperen ahora y en las próximas décadas.

Según los investigadores, estas actividades, cuando sean necesarias, aumentarán inevitablemente los costes de la gestión forestal. Pero esos costes deberían considerarse una inversión prudente, que ayuda a preservar un servicio infravalorado que los bosques prestan a la humanidad de forma gratuita: el almacenamiento de carbono, también conocido como secuestro de carbono.

Los bosques ya se gestionan para preservar los recursos naturales y los servicios ecosistémicos que proporcionan. Además de suministrar madera, leña, fibra y otros productos, los bosques limpian el aire, filtran el agua y ayudan a controlar la erosión y las inundaciones. Preservan la biodiversidad y promueven la formación del suelo y el ciclo de los nutrientes, al tiempo que ofrecen oportunidades de recreo como el senderismo, la acampada, la pesca y la caza.

El secuestro de carbono debería ocupar un lugar destacado en la lista de servicios inestimables que prestan los bosques, y los esfuerzos para preservar y mejorar esta función vital deberían financiarse en consecuencia, afirman Overpeck y Breshears.

Por ejemplo, existe una gran oportunidad de mejorar la capacidad de los bosques para almacenar carbono mediante un mayor uso del biocarbón, una forma de carbón vegetal que se produce al exponer la materia orgánica de desecho -como las astillas de madera, los residuos de las cosechas o el estiércol- al calor en un entorno con poco oxígeno. Las grandes cantidades de madera generadas durante los proyectos de clareo de bosques podrían convertirse en biocarbón, y luego añadirse a los suelos forestales para mejorar su salud y aumentar la cantidad de carbono que se almacena, afirma Overpeck.

“El clareo de los bosques, la conversión de la madera extraída en biocarbón y el enterramiento del biocarbón en los suelos forestales es una forma de aportar nuevos puestos de trabajo a las zonas rurales boscosas, al tiempo que permite a los bosques desempeñar un papel más importante en la eliminación del carbono de la atmósfera y, por tanto, en la lucha contra el cambio climático -afirma-. La gestión del carbono forestal podría ser una bendición para las zonas rurales que necesitan nuevos motores económicos”.

A largo plazo, es probable que estos proyectos beneficien a los bosques y aumenten su capacidad de almacenar carbono mucho más que las campañas de plantación masiva de árboles realizadas sin estrategias de gestión adecuadas, según Overpeck y Breshears.

“La plantación de árboles es muy atractiva para algunos activistas del clima porque es fácil y no es tan cara -apunta Breshears-. Pero es como achicar agua con un gran agujero en el cubo: Aunque añadir más árboles puede ayudar a frenar el calentamiento en curso, al mismo tiempo estamos perdiendo árboles debido a ese calentamiento en curso”. (I)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

Lluvias en Colombia se han recrudecido en los últimos 10 años

La tendencia acuse que la cantidad de lluvia ha venido aumentado. Riesgos y desastres también.

ONU: el cambio climático móvil ya más desplazados que los conflictos

El año caducado hubo 23,7 millones de desplazamientos por desastres como tormentas e inundaciones.

Nieve en Sumapaz: las sorprendentes imágenes de la nevada en Bogotá

El inusual fenómeno sorprendió a los habitantes de la zona agreste de la capital del país.

Parlamento de Ecuador convoca debatir destitución presidente

El presidente de la congregación Nacional (Parlamento) de Ecuador, Virgilio Saquicela, convocó para este sábado por la tarde una sesión para debatir como único punto del día un pedido de destitución del presidente, Guillermo Lasso, quien lo ha facultado de un intento de golpe de Estado en su contra.La convocatoria, confirmada por Efe, fue realizada este viernes a petición de al menos un tercio de los asambleístas bajo la causal de bajo conmoción interna debido a la ola de protestas contra el alto costo de la vida y las políticas económicas del Gobierno de Lasso. RELACIONADAS Resto del mundo Lasso denuncia un intento de golpe de Estado detrás de las protestas en Ecuador La activación del procedimiento de destitución presidencial ya había sido anticipada este viernes por la mañana por un grupo de asambleístas afines al expresidente Rafael Correa y por un sector del movimiento indigenista y plurinacional Pachakutik, brazo político de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), principal promotora de las protestas.La sesión del Legislativo ecuatoriano se desarrollará en la sede de la congregación, a escasa distancia de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y del aledaño parque de El Arbolito, que durante los dos últimos días ha sido escenario de un enfrentamiento casi constante entre manifestantes y fuerzas de seguridad. RELACIONADAS Resto del mundo Rafael Correa propone una recogida de firmas para revocar al actual presidente de Ecuador La ley orgánica de la congregación obliga a que la sesión para debatir la destitución presidencial se convoque en menos de 24 horas desde la presentación de la solicitud, y a ella también está convocado el mismo presidente para exponer sus alegaciones.72 horas para votarLuego del debate, el Parlamento tiene 72 horas para votar la continuidad del apoderado, para lo que requiere una mayoría de dos tercios, equivalente a 92 de los 137 asambleístas.En caso de conseguirlo, el vicepresidente asumiría la Presidencia y el Consejo Nacional Electoral (CNE), en un plazo de siete días tras publicada la resolución, convocaría para una misma fecha a elecciones legislativas y presidenciales anticipadas. RELACIONADAS América Latina Escala la protesta social en Ecuador y se posterga la posibilidad de diálogo En un mensaje a la nación difundido en televisión y redes sociales, Lasso denunció este viernes un intento de golpe de Estado promovido por los líderes de las protestas e hizo "un llamado a la comunidad internacional para advertir este intento de desestabilizar la democracia en el Ecuador".El apoderado acusó al presidente de la Conaie, Leonidas Iza, principal promotor de las movilizaciones, de buscar "el derrocamiento del Gobierno"El gobernante agradeció el apoyo ya anticipado de grupos parlamentarios de la oposición como Izquierda Democrática, el Partido Social Cristiano y una parte de Pachakutik, lo que permitiría ganar la moción y quedarse en el poder.Doce días de protestasLas protestas comenzaron el 13 de junio convocadas principalmente por la Conaie, aunque luego también se adhirieron otras organizaciones de campesinos, así como sindicatos y federaciones de estudiantes. RELACIONADAS América Latina Almagro pide diálogo en Ecuador y advierte "discursos golpistas" contra Lasso RELACIONADAS América Latina Ecuador cumple una semana de protestas con el primer manifestante fallecido Desde el movimiento indígena se exige el cumplimiento de un pliego de diez demandas, entre ellas que se reduzcan y congelen los precios de los combustibles, que se controlen los precios de los productos de primera necesidad, que no se privaticen empresas estatales y que no se amplíe la actividad petrolera y minera en la Amazonía.Hasta el momento la movilización deja un ganga de cinco fallecidos y no menos de 200 heridos entre manifestantes y fuerzas de seguridad, así como más de 100 detenciones, según organizaciones de derechos humanos.

Lee también

Al menos 118 periodistas han abandonado Nicaragua

Al menos 118 periodistas nicaragüenses se han marchado al exilio por razones de seguridad desde abril de 2018, cuando estallaron unas manifestaciones contra el ministerio que preside Daniel Ortega, según un informe divulgado este domingo por la red regional Voces del Sur. "Según un mapeo de periodistas en el exilio realizado por Voces del Sur, al menos 118 comunicadores entre periodistas, camarógrafos, fotógrafos, impresores, directores y otros trabajadores de medios (de comunicación) se han exiliado, entre 2018 y 2022", indicó esa red regional en un informe enviado a Efe. De ese total, al menos 79 periodistas se han exiliado desde mayo de 2021 incluso mayo de 2022, cuando se inició una ola de arrestos en el contexto de las elecciones presidenciales del 7 de noviembre del año pasado, que llevaron a la cárcel a más de 60 líderes opositores, estudiantiles, campesinos, periodistas y profesionales, incluyendo a siete disidentes que aspiraban a competir por la Presidencia. Costa Rica sigue siendo el país donde más registran periodistas refugiados, seguido de Estados Unidos y España, indicó. RELACIONADAS Actualidad En Nicaragua intentan “criminalizar” el periodismo, según impresor de La Prensa "Es válido mencionar que en este segundo exilio -el primero fue en 2018- también han migrado periodistas que se desempeñaban como relacionistas públicos o trabajaban en proyectos en ONG que han sido canceladas por el ministerio de Ortega", anotó ese organismo. Voces del Sur aseguró que en mayo pasado tres periodistas se vieron obligados a dejar Nicaragua, incluida la comunicadora Elba Ileana Molina, "que salió del país ante las incesables amenazas y agresiones de parte de fanáticos sandinistas y policías en el departamento de Carazo", en el Pacífico. Antes de abandonar el país la periodista vivió días seguidos de asedio a su vivienda y toma de fotografías por parte de oficiales de civil y simpatizantes sandinistas, agregó esa red regional creada en 2017 por organizaciones de la entidad civil de América Latina que trabajan en coordinación con el fin de promover y defender la libertad de prensa y de expresión, el acceso a la información y la seguridad y protección de periodistas. Los ataques contra periodistas y medios independientes se han incrementado luego de las manifestaciones callejeras contra el presidente Ortega en abril de 2018. Desde entonces Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 684 y el ministerio reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.

Artículos relacionados