Una indígena colombiana lucha por el agua en el país más letal para ambientalistas | Ecología | La Revista

Cerca del municipio de Toribío, donde reside Celia Umenza, la minería ilegal de oro contamina el agua con mercurio y más al norte los pesticidas.

Toribío (Colombia) (AFP).- Retumban las balas. Celia Umenza silencia por segundos su defensa del agua frente a la minería en Colombia. La muerte les respira en la nuca a los indígenas que abogan por la naturaleza en el país más letal para los ambientalistas.

Mientras habla con la AFP, ráfagas de fusil y algunas explosiones sacuden las montañas que rodean su oficina, en el municipio de Toribío, departamento del Cauca. Umenza retoma el hilo de la conversación casi que indiferente ante el ruido amenazante.

Al menos 227 activistas defensores del medio ambiente fueron asesinados en todo el mundo en 2020: casi un tercio de ellos (65) en Colombia, denuncia la ONG Global Witness en su informe anual publicado este lunes.

“Tenemos las amenazas de la misma represión del gobierno, la represalia de guerrilla y también de los paramilitares”, explica esta mujer que apenas ronda el metro y medio de estatura pero ha sobrevivido a tres atentados.

A comienzos de los años setenta los pueblos originarios del Cauca, en el suroeste de Colombia, se organizaron para luchar contra los grandes cultivadores de caña. Foto: — LUIS ROBAYO

El más reciente ocurrió en 2014. “Yo iba en una camioneta porque me llevaba un vecino (…) le cogieron la camioneta a bala”, recuerda la mujer de 48 años, criada en medio del conflicto interno de casi seis décadas.

Según Global Witness, 2020 fue al año con más activistas ambientales asesinados desde 2012, cuando la ONG comenzó a llevar la estadística. Los ataques vienen en aumento desde 2018.

Fuera de Colombia, los crímenes se concentran en México (30), Filipinas (29), Brasil (20), Honduras (17) y otra decena de países. Entre las víctimas existen varias coincidencias: 70% de ellas trabajaban para frenar la deforestación y todas menos una vivían en países en desarrollo. La tercera parte pertenecía a pueblos indígenas.

Sostener el agua

A comienzos de los años setenta los pueblos originarios del Cauca, en el suroeste de Colombia, se organizaron para luchar contra los grandes cultivadores de caña, a los que acusan de desterrarlos de las fértiles tierras bajas del departamento para expandir su negocio.

“Ya no tenemos esos bosques que antes existían, ya no tenemos esa fauna, esa flora. Es bastante preocupante”, lamenta Umenza, que culpa al monocultivo de caña por esta deforestación.

A diferencia de la vegetación nativa, la caña “jala mucha agua y poco a poco” ha ido secando los arroyos de la parte alta de la cordillera, explica.

Celia Umenza pertenece a la Guardia Indígena, una organización no armada que defiende los resguardos con bastones y radios. Foto: — LUIS ROBAYO

“Hoy la disputa también es para sostener el agua”, explica la indígena.

En su informe, Global Witness concluye que muchas industrias “han actuado irresponsable durante décadas. Contribuyendo y beneficiándose de los ataques contra defensores del ambiente”.

Combinación peligrosa

En 2020 la minería y los agronegocios estuvieron relacionados con 34 asesinatos de defensores ambientales, denuncia la ONG, que remarca el control creciente de “grupos paramilitares y criminales” sobre la población rural.

Y en esta convulsionada región colombiana coinciden casi todas las amenazas a la naturaleza y sus defensores.

Cerca del municipio de Toribío, donde reside Umenza, la minería ilegal de oro contamina el agua con mercurio y más al norte los pesticidas empleados en los cultivos ilegales de marihuana envenenan los suelos.

Ambos negocios alimentan a disidentes del pacto de paz firmado por la disuelta guerrilla FARC en 2016, rebeldes del ELN y bandas de origen paramilitar.

Según Umenza, algunas empresas legales también están lucrando con la extracción ilegal de oro que compran a precios baratos. “Ellos patrocinan a todos estos pequeños mineros entre comillas ilegales”, señala.

Celia Umenza pertenece a la Guardia Indígena, una organización no armada que defiende los resguardos con bastones y radios. Asegura que varias veces le han salvado su vida.

A menudo la Guardia entra a haciendas cañeras que, considera, fueron usurpadas a sus ancestros y chocan con la fuerza pública. También es usual que desarmen y expulsen de sus tierras a combatientes de los grupos armados.

“En los territorios indígenas afortunadamente hemos conseguido que la minería no entre”, celebra la líder indígena. Pero el precio es alto, según denuncia: un miembro de la Guardia asesinado por semana en lo que va de 2021.

“Tenemos las amenazas de la misma represión del gobierno, la represalia de guerrilla y también de los paramilitares”, dice Celia Umenza, 48 años. Foto: — LUIS ROBAYO“Zozobra”

Las amenazas contra Umenza comenzaron en 2001, cuando la Guardia Indígena se consolidó, y no han parado desde entonces. “Casi que nos bombardean de panfletos”, sostiene.

En 2005 vino el primer atentado, que ella atribuye a guerrilleros de las FARC que simularon un combate para dispararle mientras caminaba por el campo; y cuatro años después tuvo que salir de la región. Fue la primera de varias huidas, la más reciente en enero de este año.

Aunque ha denunciado los ataques, la respuesta oficial la hunde en la zozobra.

En 2011 la estatal Unidad Nacional de Protección (UNP) le asignó un escolta con vehículo para resguardarla a ella y a otros cuatro amenazados en su zona.

Hace un par de meses, la misma oficina le ofreció un escolta personal, un teléfono y un chaleco antibalas. No “la acepté porque andando a pie con chaleco me siento más vulnerable”, como si fuera un blanco en movimiento, explica Celia.

La “zozobra” invade su vida y la de sus seres queridos. Sus tres hijos viven lejos por seguridad desde 2009 y el padre de ellos se separó de ella porque “no aguantó” el ciclo vicioso de amenazas, atentados y exilios temporales.

Hoy tiene una nueva pareja, pero admite que “no es fácil vivir con una persona que hoy te sacan corriendo y mañana quién sabe”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias

Rusia concluye conquista de Severodonetsk

El ejército ruso concluyó e...

SIP presentará libro para analizar la libertad de prensa

La corporación Interamericana de Prensa (SIP) y la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), de Venezuela, lanzan el libro Índice Chapultepec de Libertad de Expresión y Prensa, una medición de la libertad de prensa en 22 países de las Américas entre 2019-2020 y 2020-2021.El libro recoge las acciones que garantizaron y obstruyeron la libre circulación de ideas, el acceso a la información pública, el ejercicio del periodismo, la actividad de los medios, la aplicación de medidas de protección a periodistas y la viabilidad económica de la prensa.En la presentación virtual el 28 de junio de 2022, a la 1 pm (hora de Miami) participarán representantes de la SIP y de la UCAB. El texto es de distribución gratuita. El Índice fue elaborado por más de 300 personas, entre expertos, corresponsales, profesores, diseñadores y representantes de la SIP. Es auspiciado por Grupo Sura y Grupo Bolívar y Fundación Bolívar, ambas de Colombia, y la Fundación Edward y Karen Seaton de Estados Unidos. RELACIONADAS Nacional La SIP anatema los proyectos de ley en RD que amenazan la libertad de prensa y la labor periodística América Latina SIP: En el 2022 van 19 periodistas asesinados en América El resultado del nuevo Índice será expuesto en la Asamblea General de la SIP a realizarse en Madrid, España, del 27 al 30 de octubre.La SIP es una organización sin fines de lucro dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas. Está compuesta por más de 1.300 publicaciones del hemisferio occidental; y tiene sede en Miami, Florida, Estados Unidos.

Los perros más feos 2022

Con su lengua siempre de lado, "Sr. Rostro Feliz" le hace justicia a su nombre. Pero este can es más que alegría, conquistando con sus atributos a un jurado en California que este viernes lo coronó como "El can más feo del mundo"El crestado chino de 17 años disputó el premio con otros nueve competidores en el regreso del concurso que durante décadas se ha celebrado en la feria de Sonora-Marin, celebrada anualmente en Petaluma, California.Entre los candidatos se encontraba el peludo "Cosa Salvaje", el coqueto "Liberace", el pug "Jinny Lu", y "Mono", un grifón de Bruselas."Sr. Rostro Feliz" tiene un penacho blanco y orejas cortas. Fue su alegría lo que cautivó a su tutora, Jeneda Benally, quien lo adoptó el año pasado durante la pandemia.Cuando Benally llegó a la perrera en Arizona, escuchó hablar de un perrito anciano y con algunos problemas de salud. "El equipo trataba de prepararme para lo que estaba por ver", recontó Benally en la introducción de "Sr. Rostro Feliz" para el concurso. https://resources.diariolibre.com/images/2022/06/25/un-hombre-con-un-can-8c0089a8.jpghttps://resources.diariolibre.com/images/2022/06/25/ap22176078372747-f527c64a.jpghttps://resources.diariolibre.com/images/2022/06/25/ap22176087374481-4e859cd7.jpghttps://resources.diariolibre.com/images/2022/06/25/la-cara-de-una-persona-con-un-can-3be1e4e1.jpghttps://resources.diariolibre.com/images/2022/06/25/ap22176111340698-a8ea4fee.jpghttps://resources.diariolibre.com/images/2022/06/25/una-persona-haciendo-gestos-con-la-cara-pintada-1025e0b6.jpghttps://resources.diariolibre.com/images/2022/06/25/una-persona-haciendo-gestos-con-la-cara-pintada-2d5d178d.jpg "Vi una criatura que de hecho era viejo, necesitaba otra oportunidad y merecía amor", resume Benally, quien cuenta además como este perrito enfrentó además una vida de "abuso y negligencia".Benally habla del historial médico de "Sr. Rostro Feliz", pero dedica más tiempo a describir sus cualidades."Sus aficiones son ser intrépidamente adorable, invocar su privilegio de mayor edad entre sus hermanos peludos de 4 y 3 patas y comer cosas apestosas", dice la tutora."No le gusta subir escaleras, llevar pañales, compartir la cama, no ser el centro de mi universo y los besos de mamá".El concurso del can más feo del mundo se precia de ser un espacio para gritar al mundo que "el pedigrí no define a la mascota"."cans de todas las razas y tamaños han calentado nuestros corazones y han llenado nuestras vidas de amor incondicional", dicen los organizadores.Benally, cuya vida fue transformada por "Sr. Rostro Feliz", concuerda. "Creo que esta humilde alma también está siendo un ejemplo, de forma volátil, para ayudar a los humanos a darse cuenta de que incluso los cans viejos también necesitan amor y una familia".

Tres personas mueren carbonizadas en accidente aéreo

Tres personas murieron este sábado carbonizadas en el estado brasileño de Sao Paulo después de que la aeronave que las transportaba cayó en una plantación de eucaliptos y se incendió, según informaron los organismos de socorro. El Cuerpo de Bomberos del estado de Sao Paulo (sureste) comunicó en sus redes sociales que al mediodía de este sábado (15.00 horas GMT), el avión "de pequeño porte" cayó próximo a la carretera Vicinal Roberto Ferraz de Souza, en el bailío de Salto de Piraporá. "Un matrimonio (el piloto y su esposa) y una empleada de la pareja murieron. Se presentó un incendio y la aeronave fue totalmente consumida por el fuego", apuntaron los Bomberos. El estatal Centro de Investigación y Prevención de Accidentes Aeronáuticos (Cenipa) y las autoridades iniciaron las investigaciones para determinar la causa del accidente del monomotor. Según medios locales, la pareja era dueña de una empresa de saneamiento básico que presta servicios en Sorocaba, la principal ciudad próxima del accidente y distante 121 kilómetros de Sao Paulo, la capital regional del estado homónimo. En la misma plantación de eucaliptos, en Salto de Piraporá, se registraron otros dos accidentes aéreos similares en los últimos años, con las tres aeronaves saliendo del mismo aeropuerto rural del que había despegado el avión de este sábado. En 2018, un piloto de 71 años y un pasajero de 65 salieron ilesos de la caída de la aeronave en la que se trasportaban y que quedó enredada entre los eucaliptos. Dos años antes, un hombre murió y una mujer resultó gravemente herida en otro accidente a sólo un kilómetro del ocurrido este sábado.

Lee también

Los veterinarios se reivindican como “lugar de la solución” para evitar la desertificación de Castilla-La Mancha

En el Día Mundial de la Lucha exterior a la Desertificación, los profesionales de la sanidad acémila inciden en que la mayor parte del territorio de la región es susceptible a la degradación del calle.

Artículos relacionados